¿Investigado en un proceso penal? Cómo defenderse con éxito

Como abogados penalistas, cada vez que llega a nuestro despacho un nuevo cliente citado para declarar ante el juez o acusado por la comisión de un presunto delito, tenemos la obligación de hacernos siempre la misma pregunta, ¿qué línea de defensa vamos a seguir?

En Ospina Abogados, como despacho experto en derecho penal, siempre recomendamos un buen estudio del caso y una relación de confianza entre abogado y cliente antes de adentrarnos en cualquier procedimiento.

Las acusaciones buscarán condenar a nuestro representado, así, la labor del Ministerio Fiscal (garante de legalidad) yace en la práctica de aquellas diligencias que demuestren su culpabilidad, con pruebas de cargo suficientes que consigan enervar la presunción de inocencia del mismo. Nuestra función como abogados penalistas no es otra que la de presentar una sólida línea de defensa capaz de plantear una duda razonable

Si bien, cada caso es único, con sus particularidades y diferencias, la mayoría de las defensas en procedimientos penales se basan en una de las siguientes categorías: o nuestro cliente no cometió los hechos por los que se les acusa, o si lo hizo, no debería ser considerado culpable.

Conforme al principio de inocencia, se establece que todo individuo encausado goza de la presunción iuris tantum, a través de la cual, nuestros clientes deben ser declarados inocentes si no existen medios de prueba suficientes que prueben su culpabilidad. En el momento en el que pueda demostrarse una duda razonable, el fallo ha de ser siempre la absolución, por lo que la elaboración de dudas razonables ante los alegatos de la fiscalía es una de las vías de actuación más utilizadas por los penalistas.

Por otro lado, cuando nos encontramos ante un delito flagrante y no existe, a priori, forma de demostrar que nuestro cliente no ha llevado a cabo los hechos por los que se le acusan, existen otras vías de defensa para evitar la culpabilidad del mismo, como puede ser demostrar la legítima defensa o el estado de necesidad.

Sin embargo, hay situaciones en las que la mejor línea de defensa es la reparación del daño ocasionado y llegar a un acuerdo beneficioso para nuestro cliente con el Ministerio Fiscal, presentando todas las atenuantes posibles, con el fin de reducir la pena que se les imputa a nuestros clientes y evitar, en muchas ocasiones, el ingreso en prisión.

☎️ 91 157 37 28 – 643 647 677 (24h)
✉️ despacho@ospina.es
📍 Calle General Pardiñas 20, 1º Dcha, 28001 Madrid

Ad bottom