¿Cómo elegir al mejor abogado penalista para tu proceso penal?

¿Quién no ha visto al típico abogado exitoso en televisión, con su traje elegante, su reloj caro y su labia infalible y ha pensado: “Si tuviera un problema ¡Yo querría a ese abogado!”

O quizá eres de esas personas que acuden a su “abogado de cabecera” en caso de un problema (divorcio, problemas laborales, etc) para que les asesore debido a la confianza y cercanía que se tiene con él.

Déjame decirte que, en ambos casos, estás cometiendo un terrible error.

El Derecho, como la mayoría de profesiones, es extremadamente amplio (Derecho Civil, Penal, Administrativo, Mercantil, Financiero, etc). Y cada rama del mismo tiene, a su vez, subespecialidades.

Si nos centramos en el Derecho Penal, la importancia de dar con el mejor profesional se multiplica por diez, ya que entra en juego, posiblemente, nuestra libertad o medidas de seguridad muy duras.

Por ello, si te encuentras en una situación en la que debes acudir a un abogado para que lleve las riendas de tu caso penal, debes asegurarte de que se trata de uno de los mejores abogados penalistas.

¿Cómo puedes conseguirlo? A continuación, encontrarás unas recomendaciones clave para ello.

Puntos a tener en cuenta para escoger al mejor abogado penalista

  • Especialización en Derecho Penal

Como bien sabrás, no se puede ser experto en todo. Quizá has pasado por un divorcio y el abogado que llevó tu caso es un gran profesional, muy especializado en su área, que realizó un trabajo fantástico, pero eso no significa que vaya a suceder lo mismo con un proceso penal.

El Derecho Penal es una rama muy específica que requiere de una formación y familiarización respecto del proceso judicial propio.

Además, dentro de los abogados penalistas puedes encontrar subespecialidades (delitos contra la propiedad, delitos contra la vida, libertad, etc). Dependiendo de nuestro caso y de la especialización del abogado, nos podremos decantar por uno u otro.

  • Experiencia del abogado y del despacho

Ligado con el punto anterior, la experiencia, como bien es sabido, es un grado. Por supuesto, nos encontraremos con profesionales juniors muy válidos, pero, si nos estamos enfrentando a un proceso penal, es crucial que el abogado penalista que escojamos cuente con amplia experiencia en el ejercicio del Derecho Penal ya que no es posible ser especialista en un área en la que no se ha ejercido.

  • Casos de éxito

En tercer lugar, pero no menos importante, debes prestar mucha atención a los casos de éxito del abogado que estés analizando. No puedes adjudicar tu caso a un abogado que simplemente te prometa que es especialista en Penal. Como todo en la vida, se tiene que acreditar. Podemos ver un ejemplo de un abogado penalista que muestra numerosos casos de éxito en su perfil profesional en la web de Luis Chabaneix, socio director del despacho Chabaneix Abogados Penalistas.

¿Cómo puedes cerciorarte de ello? No tendrás problema en encontrar esta información si estás ante un abogado con una excelente trayectoria, ya que suelen exponer sus casos de éxito para garantizar la transparencia y fiabilidad del profesional. Un ejemplo de ello, es el Despacho Chabaneix Abogados, el cual muestra en su página web una gran cantidad de casos de éxito, muchos de ellos ante la Audiencia.

Con este dato, estarás asegurándote de estar en el camino correcto a la hora de seleccionar al mejor despacho penalista para defender tus intereses.

Otras cuestiones importantes para decantarte por el abogado penalista clave

  • Huye del “Este caso está ganado”

El Derecho no es una ciencia exacta y, por tanto, no se pueden prometer resultados específicos y seguros. En un proceso penal hay muchos factores que entran en juego y que se deben valorar, por lo que es rotundamente imposible garantizar una victoria.

Por ello, el abogado que necesitas es aquel que te aconseje y sea sincero y honesto contigo en cuanto a la complejidad del asunto, sin prometer una victoria segura, pero demostrando mucha competencia y diligencia en su código profesional.

  • Accesibilidad y trato

Al escoger un abogado, también debes priorizar que, tanto el abogado como el despacho estén a tu disposición para lo que puedas necesitar, así como que exista una comunicación fluida y ágil.

El proceso judicial suele ser bastante largo y, en muchas ocasiones, los conceptos jurídicos deben ser explicados al cliente de una manera clara y honesta. Si, pese a considerar que se trata de uno de los mejores despachos penalistas, esta comunicación no existe o no es lo suficientemente buena, podrías tener la sensación de confusión o desamparo. 

Trata de captar toda esa información durante los primeros contactos con tu abogado principal, así como con el personal del despacho al que pertenezca (personal de administración, asistentes, etc). Si sientes ese “feeling” positivo, todo irá mucho más fluido.

En conclusión, la tarea de escoger al que será nuestro abogado penalista no es nada sencilla, pero si sigues las anteriores recomendaciones y le dedicas el tiempo necesario, podrás encontrar al mejor penalista que te proporcione esa confianza que tanto necesitas para encarar, juntos, el proceso.

Ad bottom