Miriam Maeso, Abogada procesalista especilizada en Derecho Bancario, proactiva en la defensa de la Abogacía Joven.

Abogada por vocación, tras licenciarse en Derecho con estancias en ciudades como Salzburgo, Milán, o Malmö, decidió comenzar su andadura de abogada en un Despacho Fiscalista de su ciudad natal, Valladolid.

Su visión internacional del Derecho y su afición por los idiomas, condujeron a que Miriam ingresara en la Escuela Diplomática de Madrid para profundizar en materias como la Economía Política, las Instituciones de la Unión Europea y el Derecho comparado.

Adscrita al Turno de Oficio, y miembro de Servicio de Orientación Jurídica del Ilustre Colegio de Abogados de Madrid, Miriam colabora con distinitos despachos al tiempo que lleva asuntos propios ligados a la especialidad que se ha ido consolidando como su área de trabajo: el derecho procesal civil orientado a asuntos bancarios y financieros.

Es vocal segunda de la Junta Directiva de la Agrupación de Jóvenes Abogados del Ilustre Colegio de Abogados de Madrid.

¿Dentro del derecho/abogacía a qué especialidad te dedicas?

Los asuntos económicos, contratos bancarios, hipotecas, préstamos y temas de consumidores ocupan el mayor volúmen del trabajo que desempeño a diario. Es el área en la que por formación y vocación me siento más cómoda trabajando.

¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo?

El ejercicio de la Abogacia tiene un componente social muy importante, que la mayoría de los Liceniados en Derecho que optamos por el ejercicio de la profesión sentimos como parte esencial de nuestro trabajo. Me gusta defender a las personas, ayudarlas a resolver sus confilcitos y tratar de conseguir lo mejor para ellas.

Además este área conceta con la visión internacional que trato de ir forjando sobre el Derecho, los distintos mecanismos jurídicos de nuestro entorno, y cómo poder aportar nuevas soluciones, a veces tomadas de sistemas jurídicos más desarrollados que el nuestro, para poder contribuir a mejorar un sistema que está en constante cambio, y que por inhercia va por detrás de las necesidades reales de la sociedad.

¿Es tu especialidad tu área del derecho favorita?

Mi especialidad, el Derecho Bancario y Financiero, es el área que gira en torno a la materia que más me apasiona: la Economía. Derecho y Economía son dos campos que se complementan, y que muchas veces necesitas analizar de forma conjunta para econtrar una solución correcta a un caso. 

Además este área conceta con la visión internacional que trato de ir forjando sobre el Derecho, los distintos mecanismos jurídicos de nuestro entorno, y cómo poder aportar nuevas soluciones, a veces tomadas de sistemas jurídicos más desarrollados que el nuestro, para poder contribuir a mejorar un sistema que está en constante cambio, y que por inhercia va por detrás de las necesidades reales de la sociedad.

En tu caso, ¿cómo crees que influye la forma de vestir de cara a los clientes

La imagen es la carta de presentación de una persona, y por respeto al cliente y el trabajo que desempeñas, creo que es importante prestarle atención. 

Quizás hemos llevado al extremo el “clasificar” o “catalogar” a las personas y profesionales por la imagen que nos transmiten, pero es cierto que profesiones como la de Abogado, requieren un plus de cuidado en la imagen personal, por la seriedad y responsabilidad que conlleva el propio ejercicio de la profesión.

¿Dónde sueles comprar tu ropa para el trabajo?

Me gusta ver las tendencias de grandes firmas de moda, como Carolina Herrera, Hugo Boss, y Chanel, para después adaptarlas a las colecciones que se comercializan en tiendas “low cost“, al alcance de un abogado joven. Para ropa de trabajo mis tiendas favoritas son Massimo Dutti y Mango.

Y fuera de él, ¿cuáles son las marcas y tiendas con las que más te identificas?

Trato de diferenciar la ropa de trabajo de la de ocio y tiempo libre, porque inconscientemente, es una forma de desconexión entre los días laborales y los de descanso. No soy muy de marcas, soy más de estilismos, que trato siempre de adaptar a mi forma de entender la moda.

Las ciudades en las que he vivido han condicionado mucho mis gustos a la hora de vestir. El año que viví en Milán, con una beca Erasmus, no hizo sino multiplicar mi predilección por la moda italiana. Su diseño y buen gusto deambula por las calles, por lo que terminé por contagiarme de ese afán de estar al día en las pasarelas internacionales, las nuevas tendencias y el cuidado de  los estilismos al detalle. 

Veracruz y Ciudad de México son otras dos ciudades muy importantes en mi vida, que también han aportado mucho a mi forma de vestir. Los looks llenos de colores, los tejidos y accesorios artesanales y las prendas de materiales naturales, ocupan buena parte de mi armario: vaqueros, blusas, camisas y sandalias.

De España me quedo con el arte de sus nuevas generaciones de diseñadores: María Lafuente o Beatriz Peñalver son un buen ejemplo de ello: el rojo de María y los lunares y volantes de Peñalver, son tendencias que siempre son una apuesta segura.

No obstante, tengo siempre presente una de las célebres frases de uno de los grandes iconos de estilo de todas las épocas: “La belleza de una mujer no está en la ropa que usa, la figura que tiene o la forma de un peinado“. Lo dijo la siempre eterna Audrey Hepburn. 

¿Tienes un outfit especial que te da buen resultado siempre?

Un buen traje de chaqueta es siempre un acierto. Los básicos son simpre una garantía, que puedes combianar con accesorios diferentes y cambiar por completo, siempre respetando la máxima de que “menos es más“.

¿Dónde buscas inspiración para elegir tus looks?

Suelo ojear varias revistas de moda, porque forma también parte de mis hobbies, pero he de decir que soy muy fiel a mi estilo, y a pesar de estar al corriente de las tendencias de cada temporada, no siempre me gustan o las incluyo en mi día a día. 

Por suerte, estamos en un momento en el que el mercado vende casi todos los estilos, y la moda de hoy en día es muy plural. En la actualidad puedes llevar unos pantalones de campana o unos pitllos, que  irás a la moda y estupenda igualmente. Esto hace años no pasaba: las tendencias eran mucho más cerradas, y no había posibilidad de elección. 

¿A qué ciudad no te importa viajar por trabajo? ¿Por qué?

Viajar es una de mis actividades favoritas, por lo que cualquier escapada, bien sea por ocio o por trabajo, es siempre bien recibida.

Al ser del interior, si el viaje es a una ciudad con costa, resulta más atractivo el tener que compaginar trabajo con desplazamiento. España es un país espectacular en cuanto a rincones especiales y difrentes. Me quedo con la magia de Galicia, concretamente de Santiago de Compostela, Sevilla iluminada al atardecer, las playas de Andalucía, y las islas.

Fuera de España hasta el momento no he tenido que viajar por motivos laborales, aunque durante mi etapa de residencia en México estuve colaborando como docente con la Universidad de Cristóbal Colón de la ciudad de Veracruz, perteneciente al Estado de Veracruz. Otros países que espero poder conocer algún día, bien por ocio o por trabajo, son la India, Asutralia y Canadá.

Y en tu ciudad de residencia, ¿qué lugares eliges para desconectar?

Madrid es una ciudad que tiene planes de afterwork todos los días de la semana. Desde la Agrupación de Jóvenes de Abogados de Madrid, promovemos el encuentro entre jóvenes abogados para crear lazos que hagan fortalecer el ejercicio, a veces tan complicado, en las primeras etapas del camino de la bonita, pero compleja, profesión de abogado.

Florida Retiro, por su enclave, en pleno corazón del parque de El Retiro, es uno de mis sitios preferidos para estas reuniones. Arts, en pleno barrio de Salamanca, o Habanera, en Colón, son otros lugares que suelo frecuentar.

También hay que tener en cuenta que a veces el mejor afterwork lo encuentras tomando un café en una cafetería desconocida cercana a un Juzgado tras la celebración de un juicio. Esta profesión la llevas en el ADN las veinticuatro horas al día, y nunca sabes dónde puede organizarse un buen afterwork con compañeros de profesión, ni cuál va a ser el mejor momento de hacer un buen networking.

¿Cuál es tu plato preferido, y dónde lo preparan mejor?

La pasta ha sido mi plato preferido desde pequeña. En general, si tengo oportunidad, me decanto por la cocina italiana, y en Madrid podemos encontrar sitios extraordinarios donde probar diferentes tipos de pasta y risottos. Don Giovanni, en el Paseo de la Reina Cristina 23, es una buena elección.

¿Tienes un restaurante favorito al que llevar a clientes o compañeros? (Ese en el que haya más probabilidades de celebrar la ‘reunión de trabajo perfecta’)

Las jornadas de trabajo, siempre muy intensas, hace que muchas veces a diario no sea fácil  encontrar suficiente tiempo para disfrutar de una buena comida con clientes y compañeros, por lo que la elección de los restaurantes varía mucho en función del tiempo que se dispone a medio día, casi siempre escaso. 

Viena Capellanes, o Rodilla, son lugares recurrentes entre jóvenes abogados, y en lo relativo a  clientes, ha de tenerse en cuenta que previa reserva, puedes encontrar lugares excelentes a muy buen precio en toda la zona de Madrid centro.

¿Qué deporte o afición te gusta practicar?

El deporte ha estado siempre muy presente en mi vida. Actualmente la natación y las clases de pilates son las dos disciplinas que trato de realizar periódicamente. 

En mi tiempo libre me gusta mucho escuchar música y leer. Siempre tengo varios títulos en mente, novelas sobre todo, para relajar la mente al final de la jornada. También disfruto de un buen museo de pintura: me pasaría horas en el Prado o en el Thyssen y no me cansaría.

¿Qué medios de información (no generalistas) te gusta consultar?

Confilegal, Lawyerpress, y Economist&Jurist son canales que consulto a diario para estar al día de los grandes titulares que se producen en el sector de la abogacía. Las editoriales jurídicas cada vez tienen más presencia en los medios digitales y en las redes sociales, y son una buena plataforma para estar conectado con el sector.

Trato también de revisar las novedades editoriales que salen a la venta como manuales o nuevos códigos de legislación, puesto que constituyen una herramienta básica y esencial en el día a día del abogado.

Ad bottom