LA LIBRE CIRCULACIÓN DE CAPITALES. DERECHO COMUNITARIO – UNIÓN EUROPEA.

LUCÍA LEYRE OLIVÁN 

IINTRODUCCIÓN. 

El derecho comunitario, de la Unión Europea recoge las libertades fundamentales que se dan dentro del marco común europeo que integran y es el espacio donde desarrollan su actividad los estados miembros. 

El mercado común de la UE establece 4 libertades fundamentales entre las que se da la libre circulación de capitales. Sin duda, es la más amplia de ellas ya que se permite su disfrute a terceros países.

Tiene su origen en la liberalización de flujos de capital desde el tratado de Maastricht 1994. Poco a poco se han ido eliminando los impedimentos a este movimiento de capital entre los países hasta llegar a su punto de máximo esplendor. 

Encontramos la libre circulación de movimientos, flujos de capital y la libertad de pagos entre países, 

2.TRATADO DE FUNCIONAMIENTO DE LA UNIÓN EUROPEA. 

A continuación, atendemos a su regulación en los arts. 63 a 66 del TFUE. 

TFUE – TÍTULO IV – CAPÍTULO 4

CAPITAL Y PAGOS

  • Artículo 63

1. En el marco de las disposiciones del presente capítulo, quedan prohibidas todas las restricciones a los movimientos de capitales entre Estados miembros y entre Estados miembros y terceros países.

  • Artículo 64

1. Lo dispuesto en el artículo 63 se entenderá sin perjuicio de la aplicación a terceros países de las restricciones que existan el 31 de diciembre de 1993 de conformidad con el Derecho nacional o con el Derecho de la Unión en materia de movimientos de capitales, con destino a terceros países o procedentes de ellos, que supongan inversiones directas, incluidas las inmobiliarias, el establecimiento, la prestación de servicios financieros o la admisión de valores en los mercados de capitales. Respecto de las restricciones existentes en virtud de la legislación nacional en Bulgaria, Estonia y Hungría, la fecha aplicable será el 31 de diciembre de 1999.

2. Aunque procurando alcanzar el objetivo de la libre circulación de capitales entre Estados miembros y terceros países en el mayor grado posible, y sin perjuicio de lo dispuesto en los demás capítulos de los Tratados, el Parlamento Europeo y el Consejo, con arreglo al procedimiento legislativo ordinario, adoptarán medidas relativas a los movimientos de capitales, con destino a terceros países o procedentes de ellos, que supongan inversiones directas, incluidas las inmobiliarias, el establecimiento, la prestación de servicios financieros o la admisión de valores en los mercados de capitales.

3. No obstante lo dispuesto en el apartado 2, sólo el Consejo, con arreglo a un procedimiento legislativo especial, por unanimidad y previa consulta al Parlamento Europeo, podrá establecer medidas que supongan un retroceso en el Derecho de la Unión respecto de la liberalización de los movimientos de capitales con destino a terceros países o procedentes de ellos.

  • Artículo 65

1. Lo dispuesto en el artículo 63 se aplicará sin perjuicio del derecho de los Estados miembros a:

a) aplicar las disposiciones pertinentes de su Derecho fiscal que distingan entre contribuyentes cuya situación difiera con respecto a su lugar de residencia o con respecto a los lugares donde esté invertido su capital;

b) adoptar las medidas necesarias para impedir las infracciones a su Derecho y normativas nacionales, en particular en materia fiscal y de supervisión prudencial de entidades financieras, establecer procedimientos de declaración de movimientos de capitales a efectos de información administrativa o estadística o tomar medidas justificadas por razones de orden público o de seguridad pública.

2. Las disposiciones del presente capítulo no serán obstáculo para la aplicación de restricciones del derecho de establecimiento compatibles con los Tratados

3. Las medidas y procedimientos a que se hace referencia en los apartados 1 y 2 no deberán constituir ni un medio de discriminación arbitraria ni una restricción encubierta de la libre circulación de capitales y pagos tal y como la define el artículo 63.

4. A falta de medidas de aplicación del apartado 3 del artículo 64, la Comisión o, a falta de una decisión de la Comisión dentro de un período de tres meses a partir de la solicitud del Estado miembro interesado, el Consejo, podrá adoptar una decisión que declare que las medidas fiscales restrictivas adoptadas por un Estado miembro con respecto a uno o varios terceros países deben considerarse compatibles con los Tratados en la medida en que las justifique uno de los objetivos de la Unión y sean compatibles con el correcto funcionamiento del mercado interior. El Consejo se pronunciará por unanimidad a instancia de un Estado miembro.

  • Artículo 66

 Cuando en circunstancias excepcionales los movimientos de capitales con destino a terceros países o procedentes de ellos causen, o amenacen causar, dificultades graves para el funcionamiento de la unión económica y monetaria, el Consejo, a propuesta de la Comisión y previa consulta al Banco Central Europeo, podrá adoptar respecto a terceros países, por un plazo que no sea superior a seis meses, las medidas de salvaguardia estrictamente necesarias. 

3. FINALIDAD

La finalidad recae en la supresión de los impedimentos a los movimientos de capitales entre los Estados miembros de la Unión Europea y terceros países interesados en relacionarse monetariamente con nuestro espacio. 

El mercado único facilita la conexión entre países y unifica el sentido de la moneda común, impidiendo grandes diferencias y repercusión del euro en los estados miembros. Por ello, resulta una libertad indispensable para la comunidad económica y para la vida de la moneda común. 

LUCÍA LEYRE OLIVÁN 
Derecho y Estudios financieros de la empresa en CUNEF
@lucia_olivan

Ad bottom